martes, agosto 29, 2006

PACHAMANKA “EL ALIMENTO DE LA TIERRA”

Este artículo proviene del pais poseedor de un enorme patrimonio cultural en América Latina: Perú. La importancia de mencionar uno de sus elementos culturales propone siempre aprender y respetar el legado de nuestros pueblos originarios...que son la única patria. (Pablo Andrade)

En primer lugar la Pachamanka es un término quechua desde el punto de vista lingüístico , podemos afirmar que fueron los quechuas los primeros en hacer uso de esta técnica de cocción de los alimentos, y la civilización inca lo que propugna posiblemente este oficio cocinar bajo la tierra.

Siempre sabia que este alimento es producto peruano porque así me lo indicaron en el colegio y posteriormente en la universidad .
Al leer un algunas bibliografías me di con la sorpresa que fue muy difundido a lo largo de todas las costas de América del Pacifico , desde Alaska hasta las tierras del Fuego. Sin ánimos de desdeñar esta importante difusión yo quiero plantear el significado cultural de este alimento para los peruanos.

El significado precisa “Es el lugar donde la tierra se convierte o toma la forma de olla”.Podemos afirmar que es la reverencia comunicante del hombre con la Pachamama o Madre Tierra.
Pacha es Tierra, Manka es olla, es el espacio de dominio de la mujer.

La Pachamanka es fruto de la tierra fecundada, ahora ¿Quién es el que engendra? El Pachamanquero que curiosamente las regiones andinas del Perú la Pachamanka es una actividad varonil.

La magia de esta técnica radica en la textura y olores que emanan de la entrega que el hombre y la tierra se prodigan mutuamente .
La magia del maridaje del hombre con la tierra no se aprende de una sola vez se transmite en conjunto de abuelos y de padres a hijos.
Parece ser que la Pachamanka tiene su origen en otra modalidad la watía, donde los alimentos son cocinados con terrones de tierra caliente. Llamado “Tojra”.

La watía se preparó después de la cosecha de papa pasa agasajar a los que han participado y colaborado en la faena y como un acto de lealtad y agradecimiento a la tierra, el hombre y su virtual de la Watía formen parte del acto de vida de la tierra.

Autora: Sonia Fernández Bernal.
Antropóloga
Perú.

miércoles, julio 05, 2006

INTERCULTURALIDAD: “APROXIMACIÓN DESDE LA PRÁCTICA LABORAL , ELEMENTOS CRÍTICOS"

La reflexión sobre la interculturalidad debe darse desde siempre. Ella es el motor que mueve la conciencia y el conocimiento respecto a elementos filosóficos que han sido estudiados desde hace tiempo, y que demuestran ser un aliciente a la perfectibilidad de las materias y cosas que engrosan el mundo de las ideas sobre los seres vivos. Usualmente, el uso de la hermenéutica resulta eficaz para comprender a qué se está refiriendo cuando se habla de interculturalidad, tarea oportuna que operacionaliza en este ensayo su significado mas práctico.

La definición de interculturalidad aborda una problemática asociada a las relaciones entre las culturas diferenciadas entre sí. Es frente a esta preocupación que muchos autores han reflexionado, tanto teórica como metodológicamente.

Ahora bien, al acercarse a la ética intercultural se alude al sentido de la vida en común, tomando en cuenta que las transformaciones valóricas y normativas son entendidas a partir de contextos, y que toda experiencia vital se configura a partir de relaciones, en las que nuestras sociedades contemporáneas se encuentran insertas dentro de la diversidad cultural, donde los sujetos viven y/o sobreviven en medio de fuertes cuestionamientos a sus certezas y creencias morales.

Es así, que bajo el escenario actual donde el dominio económico tiende a homogeneizar grupos o poblaciones humanas está la reflexión sobre una ética que contribuya al diálogo abierto entre posiciones conflictuadas por ser distintas.

Tal es el caso de los procesos de intervención social que se ejecutan en Chile, y en particular en la imagen que proyecta el programa Puente en Osorno. Su invalidez ética está presente desde hace ya tres años, de la puesta en marcha del programa, demostrado en una muy escasa incursión ante lo que significa abordar el tema de la pertinencia indígena, y en ello se funda la nula consideración de una ética intercultural, asumiendo una posición que facilita una anomia ante temas que evidencian preocupación.

La situación que mas impacta es el escaso reconocimiento de la diversidad cultural, o de la representatividad del pueblo mapuche huilliche que se ve intervenido. En este sistema (cuyos agentes sociales involucrados pertenecen a instituciones públicas respetables) el mea culpa dado por los funcionarios públicos es un predicamento conciente de ignorancia y poca aceptación. Sin duda alguna que el elemento profesional define tareas que por momentos son desconsideradas y forman parte de una disciplina en especial, no obstante, si trata de un ejercicio que se dinamiza en un equipo, las debilidades debieran ser resueltas, cuestión que hace repensar en la reproducción maliciosa y pesimista de un ambiente nutrido de egoísmos personales que acarrea el desentendimiento de problemáticas importantes.

En la prognosis anterior queda en evidencia un sentimiento nublado de precarias consideraciones, ante el inefable mover de las políticas públicas, entonces ¿qué hacer? ó ¿cuál sería la oportunidad de las poblaciones que demuestran una identidad cultural manifiesta, ante servicios públicos sumidos en normativas poco exigentes e impertinentes?

Lo que viene emergiendo en la actualidad en tanto valores y normas sean dichas, es el diálogo que de ellas nace. Es en el reconocimiento cotidiano sobre las realidades diversas donde está la reflexión, y es ella la que bosqueja un camino hacia la aceptación gradual de elementos culturales pertinentes.

Los contextos en que se expone la realidad del programa Puente suscitan inmediatos reparos para su mejoramiento. La idea central es repensar sobre la actitud que se toma al homogeneizar el objeto de la intervención- la familia pobre- de la cual puede nacer un marco ético responsable y comprensivo.

Algunos de los puntos a reflexionar y dar sentido a lo expuesto hasta aquí es poder decir que toda interculturalidad sea vinculada al trabajo práctico y al ejercicio profesional diario, donde cabe mencionar lo siguiente:
1º Una comunicación intercultural debe ceñirse ante situaciones demostradas históricamente, y poder aterrizar los elementos abstractos de los que siempre se ve expuesto la interculturalidad. De nada vale decir que existe una comunicación cuando una de las partes no funciona, ya sea problemas desde el receptor, del canal, o como casi siempre ocurre, del emisor. Ejemplos para mejorar hay muchos, en su mayoría apuntan a la comprensión que sea legitima en el conocimiento de las realidades.
2º El contexto de los discursos interculturales deben ser regulados. Esto significa evaluar y optar por la transformación cotidiana de la cultura, y no caer en el sesgo del discurso estático y desconsiderado. Muchas veces las normas dictan actitudes que en la práctica dejan de ser lo que el discurso promueve. La claridad de la discursividad reside en que esta sea adaptable a las condiciones en que se encuentra una realidad.
3º El diálogo intercultural debe estar sujeto a los intereses nacidos desde las poblaciones con identidad cultural. Permitiendo una apertura al conocimiento de los elementos culturales mas importantes.

Es bastante complicado referirse sobre lo que es debidamente ético en materia intercultural. Uno podría mantenerse al margen y solo observar como el medio ambiente crea y formula nuevas pautas de comportamiento, normativas que ordenan la vida. En esto pasaríamos a ser solo entes receptores de una condición, partícipes inanimados de un determinismo. Al contrario de esto, la naturaleza humana nos hace partícipes de estos procesos de transformación y nivelación de realidades. En ella se encuentran muchas preguntas, y contradicciones, donde la participación es legítima. Lo que no queda claro, es del grado de conciencia de los partícipes de estas transformaciones.

Desde un punto de vista personal, me queda claro que la naturaleza humana esta cosechando lo que sembró, a razón de todos los atropellos e impertinencias sociales, culturales, que han revuelto muchos temas que antes parecían básicos, y muy elementales.

Volver a considerar al pueblo mapuche como una cultura importante se hace cada vez más paisajista y pintoresca por quienes dictan leyes y normas cuasi éticas sobre la vuelta a la consideración y fortalecimiento de pueblos que llevan la delantera en años sobre los territorios.

Yo recuerdo a mis abuelos, quienes entendieron los fundamentos para existir, y que siempre se relacionaban con la tierra, con el trabajo, con su religiosidad, con su forma de hablar, modos claros de pueblos antiguos. Pero hoy ¿qué ocurre?. Se busca entender por medio de migajas un mundo antiguo que poseía valores y una ética incondicional al paso de los tiempos.

La actitud en este sentido debe responder a una legítima interpretación, y acudir al reconocimiento primario y básico de los discursos asociados a la actividad del hombre, donde la economía y la sociedad son partes del gran motor de la cultura, aceptada por todos.

martes, julio 04, 2006

ANTROPOLOGIA DE LA POBREZA EN NOS-OTROS MAPUCHE. ¿ALTERIDAD DESDE EL SISTEMA CHILE SOLIDARIO?

TUWÜN
Fey amutule tami pewma
Fey moymatulmi pu füchake che ñi zügun,
¿chew püle müleweay mapu ñi pu yall?
¿ini am kimeltuafiyin mawüzantü ñi ñuküf?
Chew püle ñi rayüken taiñ awkiñko
Chew tañi ülkantuken Inchiñ müten ñi kimnielchi üñüm, fütxa
Kuyfi mew.

Pepi amuafullin
Ka mapu ñi nelfün püle
Ka mapu ñi pu txakenko püle
Welu taiñ wiñomeal lamgen
Taiñ wiñomeal.
Feytamew müli taiñ mapu,
Feytamew müli taiñ pu che.
Kiñe kltxug ñi wall
Chew tañi txekamun fachantü
Azkintuniel pewen,
Chew tañi alleken ñi pu gen...
(Maria Isabel Lara Millapan)



A. Prolegómeno.

Instalar una discusión o el simple hecho de emitir una opinión sobre elementos subjetivos, o de reflexión profunda tiende a caer en interpretaciones que no pueden ser evaluadas con facilidad, o dimensionadas en su efecto y acción. Esta cualidad permite y hace posible que cualquier ser humano desentrañe las posibilidades más inconmensurables de su propio hedonismo. Esta pareciera ser una ilusión que muchos de los estudiosos e investigadores dentro de las ciencias sociales suelen verse inmersos por gravedad propia o mas bien por la suave insinuación, que termina siendo una tentación magnifica de la hermosa expresión artística llamada poesía. Es así como, si de libertades se trata, poder asumir un compromiso con el entendimiento de la realidad sugiere parámetros reconocidos, y legitimados por una especie de quórum, que debe ser su respaldo.

No obstante, las particulares trivialidades y sinsentidos que denotan algunos escritos o análisis sobre imaginarios que construyen mundos siderales, resumen los esfuerzos por no haber encontrado respuestas profesionales, pero que sin duda admiten el peso de suponer una disciplina del conocimiento de una manera que prefiere muchas veces la diversión, y el eclecticismo como una medida posible.

Este ensayo fija algunas líneas de análisis y repara en críticas sobre esquemas algo diversos, donde el problema central lo sostiene el hecho de entender, desde una posición bastante abstracta, aquello que exterioriza el mundo mapuche, donde la posibilidad de referirse a esta cultura siempre ha sido ajena, distante, ilegitima y otra. Esta ubicación nos aproxima hacia principios definidos como: la alteridad, la otredad, la mismidad, etc., y ventilan casi siempre criterios de análisis de interpretación, o de una compleja y real ignorancia.

Se hace indispensable reconocer hasta aquí, que la lupa se posará sobre un programa social, donde el proceso de intervención social plantea como condición básica: integrar a las familias pobres e indigentes a los distintos niveles de redes sociales donde aumenten las posibilidades de superara dicha condición. Esta mirada tiende a ser algo inquisidora, pero siempre es conductora a la propuesta en si, de modo que se aludirá siempre en primera persona el hecho de ejecutar un programa crítico en su raíz, desconsiderado en su tratamiento, asistencialista por los profesionales que la trabajan, y aculturante por la gran pérdida que se observa en su cualidad homogeinizante. La vinculación es personal, mi desempeño como consultor externo del Fosis me da la posibilidad de referirme sin mayores conjeturas y miedos oportunistas.

El programa Puente, viene siendo una metáfora para dar a conocer la realidad existente, donde las familias se encuentran atrapadas en carencias sociales, se les diagnostica, y se les opera, basándose en una leve mirada de su historia familiar. Aquí centraré mis aprehensiones específicas, donde la figura del otro subyace al poco interés, y donde la subsidiaridad es la génesis de las pocas transformaciones sociales aventuradas en territorio chileno e increíblemente en la futa willinmapu.


B. Lo Habitual Es Donde Realmente Concentramos El Trabajo.

La naturaleza de las situaciones en el cotidiano trabajo se complejiza en la medida que se hace un ejercicio simple de racionalizar oportunamente el quehacer. De alguna manera, esta operación que parece muy sencilla al mencionarla, no lo es tanto. La forma en que se ordenan las materias o se acortan y simplifican las acciones ha de permitir una consistencia en el tan afamado desempeño laboral.

Una prognosis tentativa sobre lo habitual en las incurrencias vertidas sobre el escenario actual de las intervenciones sociales en Chile figura un mundo muy alejado de consideraciones o pertinencias que esperan su momento y contexto de aplicabilidad. Si bien esta antesala da cuenta de ciertas irregularidades, es indispensable reflexionar en torno a una relación que nutre y profundiza las actividades que supone un mejor proceso de intervencionismo estatal: la especificidad de quienes realmente pudieran ser los otros, o tal vez ellos.

Este análisis se hace desde la práctica, de un mundo cultural reconocido y arbitrariamente objetivado, donde las bases que apoyan un proceso de intervención sobre familias en la indigencia, no concibe la idea de comprensión de este otro tan distinto y cadenciado.


B.1 La pobreza de los otros.

Hablar de la pobreza no es algo muy digno de aludir, y en la actualidad viene siendo considerada un mal que debe ser revertido, en políticas que condicionan a un grupo humano desfavorecido por el desequilibrio en la distribución económica. Ahora bien, desde una observación externa que se puede decir entorno a un grupo humano que no tiene las oportunidades, los medios ni recursos para establecerse con dignidad y con una altura que le permita competir en este momento con otras familias. El hecho de esta exteriorización no es comprensiva. La pobreza como tantos otros temas son vistos siempre desde fuera, con miedo, con paternalismo, con una fácil recurrencia al asistencialismo, con una trágica y maquiavélica interpretación de los capitales culturales, entonces ¿Qué se espera al momento de proponer la existencia de un otro que tiene sólo carencias económicas, pero una riqueza cultural? ¿Cuál es la forma de entender al otro si este no produce algo de mi interés?

La discusión debe estar alerta al enfocar el tema de los pobres, de la pobreza, y remitirse a una experiencia vivida, donde quien opina o da crédito sobre ella es quien la ha padecido.

Tal es el ejercicio del programa Puente, que no observa otra cosa que no sean las debilidades, olvidando que este otro, es un sujeto racional, medido, que ha sobrevivido a los peores vejámenes de la vida, donde sus derechos han sido alienados, donde no le queda mas que seguir viviendo en precariedades…y aquí ¿dónde está la famosa cultura?


C. Kuikuitung…una fiebre de cuatro años.

La milagrosa aparición del Estado chileno sobre familias que se encuentran en un extremo de la población, o más bien marginadas de los procesos sociales diarios, no es novedosa. Grandes han sido los esfuerzos por gobiernos de turno el asumir responsablemente una deuda social llamada: los pobres. Sin embargo, ¿cuáles han sido sus logros?. Tal vez en función estadística y cuantitativa pudiera decirse mucho, pero lo cierto es que los indicadores de pobreza no han disminuido. Fue así como nace la iniciativa Puente, para intervenir desde las redes sociales en conjunto con las familias, el establecimiento dirigido de los derechos y deberes de las familias.

Esta situación cobra importancia durante el año 2002, y asume la tarea de disminuir la tasa creciente de pobres en Chile. Para ello se establece una metodología de trabajo lúdica que permita atraer a las familias, y por medio de técnicas participativas hacer cumplir una cantidad fija de mínimos que cada integrante de familia debiera tener. La búsqueda de mejorar situaciones en salud, en identificación, en vivienda entre otros responde a la necesidad de una estructura social dominante para mantener un cierto orden social, y porque no…un control.

En esta supuesta habitación se configura la intervención llevada a cabo por el Estado chileno, donde al cabo de cuatro años los niveles y transformaciones sociales no han variado mucho.


D. Lo Cultural… ¿debe ser reconstruido?.

La imaginación nos traslada hacia mundos mejores, donde la interpretación puede ser hasta más fácil, es entender que el ser humano se encuentra inmerso en quehaceres y que por medio de ello recrea continuamente su vida y su entorno. Las dificultades debieran ser parte de una transformación…

El hombre es una dimensión cultural y hay que comprenderlo. Esta expresión demuestra ser un nutriente en las distintas explicaciones que hay sobre la humanidad, que intenta entender al sujeto social en sus distintas dimensiones. La naturaleza ha provisto al la humanidad de ciertos conocimientos que aproximan en este entender al hombre en sociedad, en cultura, y mediante aquello supone una realidad múltiple.

Por consiguiente, existe una complejización de ideas entorno a lo que la cultura refiere. De modo que sus definiciones se suspenden en estrategias comparativas que tienden necesariamente a las diferencias, y en ellas encuentra el motivo importante de indagar en referentes aislados, controlados y asumidos, respondiéndose preguntas que aluden al otro. Es allí donde el proceso de reconstrucción se valida, asumiéndose como un pilar importante la cultura.

Lo que se reconstruye es la imagen del otro, como un sujeto cultural. Ello viene a reponer el hecho que algunos siguen imponiendo, como si la reconstrucción plantee demoler lo construido. De manera que, lo cultural, trasciende el mero hecho de ser un elemento más, que se pueda cambiar, mover, o asilar en una habitación cerrada.

La situación que desenvuelve el argumento anterior y que repara en atisbos críticos, suspende la imaginación cerrada de algunos teóricos sobre el pragmatismo. Una particularidad del análisis es lo que un programa social debe contener en su base interpretativa. Así el programa puente, que vela por derechos civiles, y deberes ciudadanos, homogeniza una población múltiple, donde el patrón no es tan uniforme, ni aquí ni en la quebrada del ají.

E. ¿Lo que el Otro tiene, o no tiene?

Hace unos años atrás se realizó en México una investigación sobre familias en condiciones de pobreza, y tuvo como resultado un gran impacto, al ver estas familias como una cultura en si misma. Sin embargo, quedó de manifiesto un debate que asume los costos de teorías antiguas sobre nuevas concepciones de la pobreza y la cultura. Esto viene a fundar un momento preocupante, sobre todo cuando en la majamama de conceptualizaciones no observo el cuidado que implica hablar sobre seres vivos.

Cuando la pobreza es tratada desde un punto de vista general, no deja en claro si existen diferencias, ante las supuestas carencias estructurales que dependen de un estado de las cosas. Cuando se hace una interpretación más particular, solo se reviste de problemas fundamentales normados por la economía, dejando de lado otros elementos que pudieren interiorizar el tema. Y así, el propósito explicativo queda sin una claridad suficiente, lo que enturbia aun más el motor principal que defina el fenómeno de la pobreza.

La conexión de elementos configuradores de un concepto mas apropiado sería el que responde desde su emisión, desde la base, desde quien o quienes la padecen. Allí se encuentran las respuestas, que singularizan el eterno y problemático asunto de los pobres. No es imaginería proponer que en ellos esta una respuesta mejor, sino mas bien un encuentro de realidad mas objetiva. Supongamos un ejemplo: cuando una familia no tiene que comer, lo lógico sería pensar que lo conseguirían mediante un trabajo que remunere los esfuerzos y con ello adquirir los alimentos necesarios. Pero ¿qué ocurre?. No todos emprenden el mismo camino, lo que entrega múltiples posibilidades de acción que reúnen variadas formas de solución al problema planteado. Por lo tanto, ¿porqué no considerar las distintas propiedades que adquiere la pobreza en un determinado lugar?.

Lo anterior da paso a sentir una ineludible irresponsabilidad frente a lo que el Estado chileno viene haciendo en materia de superación de la pobreza. Se devela un oportunismo barato al no hacer cuestión o reparo de las innumerables alternativas que penden siempre de un hilo, para mejorar calidades de vida.

En materia profesional, dar una mirada autoreferente no hace debate, mas bien, propone una perspectiva clara que objetiva un mundo en crisis.

F. Muchas preguntas sin respuestas de los otros.

El “otro” hace una representación tácita de la alteridad, donde los discursos mediáticos son un cotidiano ejemplo de preguntas sin respuestas, incluso a acarreado al limite las presunciones teóricas y teorizantes de los intelectuales mas exigidos. Este ha sido el pilar de muchas discusiones en nuestro tiempo, sobretodo en el área de los pueblo originarios, donde entra a responder gratamente y sin ninguna falta de soberbia ante la gran cuestión que encierra.

Al responder al “otro”, se hace notar en su presencia desde un habitáculo perdido, extraviado, incluso legendario, donde caben las mas insospechadas historias nacidas de las aventuras ocurridas por un investigador avezado, y da cuenta de una observación distinta, mediada desde el exterior.

Muchas preguntas sin respuestas acentúan la creatividad de algunos por responder el enigma que encierra definir elementos constitutivos de la cultura. Allí mismo, donde la visión se entorpece surge la explicación mediática, que da lugar importante al establecimiento de interculturalidades, como soporte de los distintos fenómenos que la pobreza acarrea.

En mi retrospectiva, pienso que no alcanzamos a mucho. Dejamos de lado aquellas consideraciones que se hacen pertinentes ante nuestros ojos. Asumimos el compromiso de salvar nuestro espacio explicativo, profesional, sin darnos cuenta de lo extraviado que nos encontramos. Bajo que autoridad, por ejemplo, decidimos optar por ejecutar políticas públicas desde fuera, sobre comunidades mapuche, aun sabiendo que se encuentran en dificultades y riesgos importantes de pobreza. Lo mismo ocurre cuando investigamos, nos aproximamos con la posición de un observador que se apropia de algo para exponerlo ante cualquiera.
No cabe duda que estas preguntas niegan posibilidades, pero lo cierto es que tal vez aquellos que cotidianamente enunciamos como los otros digan exactamente lo mismo…de nos...Otros, vaya interculturalidad que hemos iniciado.

jueves, junio 22, 2006

ANTROPOLOGIA POLÍTICA ¿QUIEN TIENE EL PODER?


La Antropología en sus inicios viene preocupándose de aquellos elementos de la cultura: religión, economía, ecología social, parentesco, educación, buscando explicarse el comportamiento del sujeto social, sus interacciones y variables. No es extraño entonces que sobre la política el antropólogo se pronuncia e investiga las formas de poder, de autoridad sobre una comunidad, pueblo, ciudad, grupo humano, y en general grupos organizados que se encuentran legitimados en el tiempo.
Dicha característica, en la Antropología supone un interés por el análisis de realidades, donde el ser humano se desenvuelve como un animal de poder, autoridad, es decir, político. Estudiar la política desde esta perspectiva, en las ciencias sociales, pasa por comprender la posición del sujeto social en su medio ambiente, entendiendo sus reglas básicas de autoridad, el parentesco, las creencias y formas de pensamientos, tradiciones y costumbres históricas, que corresponden a subsistemas en las sociedades.
El poder y la autoridad en el género humano se vincula desde hace mucho tiempo al hombre, dejando relegada a la mujer al plano doméstico. Muchos podrían afirmar que se debe a la función que han desempeñado desde la antigüedad hombre y mujer, y que en ello se mantiene una herencia sostenida hasta en la actualidad. Es difícil situarse en una posición equilibrada, porque para el hombre es privilegiada y al contrario sobre la mujer, donde esta característica plantea críticas, reflexiones inconclusas, y alteraciones de todo tipo.
Pero usando criterios básicos de reconocimiento, ¿queda claro quién tiene poder?.
Las actuales condiciones políticas han desentrañado en Chile un claro ejemplo de ello. La mujer, que se encontraba en un plano doméstico, se inserta en la vida pública con autoridad, y admite su posición política con firmeza. Resulta necesario observar detalladamente que situaciones se están transformando a partir de ello, y cuan complejas son las descripciones de este ambiente que niega los avances de un logro interesante.
La política es un argumento necesario, donde la Antropología está atenta, y diseña explicaciones en torno al proceso que se continua en Chile.
Continuará...


lunes, junio 19, 2006

ANTROPOLOGÍA: EDUCACIÓN Y DESARROLLO.


La Antropología como ciencia social indaga al sujeto social sobre distintas temáticas haciendo esfuerzos por conseguir objetividad, legitimidad, veracidad y exactitud en la medida de lo posible, sobre un ser humano que transforma su entorno y que plantea por si mismo una serie de variables que vienen a constituir su cultura y sociedad.

El tema de la Educación resulta ser uno de los grandes temas de las ciencias sociales, e interviene desde las distintas disciplinas y enfoques que perfilan un interés determinando finalmente alguna especialidad.
Tal el es caso de la Antropología que indaga de manera especial procesos de la educación donde en principio existen dos situaciones particulares que generan un tipo de sujeto social :
a. El educable
b. el educando;

De estas figuras, se origina una serie de reflexiones que definen la manera por la cual se sustentan opiniones y cuestionamientos a modelos de enseñanza y pedagogías. Pero, ¿qué es la Antropología de la Educación, cuál es su orientación ?

La antropología de la educación proviene desde la antropología filosófica, y tiene por objeto de estudio al ser humano en los procesos de adopción y transmisión de la cultura, en la aculturación e intervencionismo pedagógico que responde sobre el cómo y porqué se educan los sujetos sociales.

El objeto de la Antropología de la Educación: "Homo Educandus"
La Antropología ha dedicado atención en la Educación sobre :"la escuela" (Unidad Educativa) - y en los procesos de enseñanza (particularmente en las evaluaciones y resultados). En síntesis, la Antropología desde diferentes enfoques teóricos centra su interés en los distintos procesos culturales al interior de la escuela a partir de la etnografía, desde la observación directa en los procesos pedagógicos en el aula.

Chile, un Complejo Escenario del Desarrollo Educacional.
Durante la década de los ’80 la Antropología y la Educación se compromete a resaltar e investigar el proceso de educación en Chile, fijando sus problemáticas en el contexto social, político y económico. En Chile, la vinculación entre Antropología y Educación tiene su rigen desde los ´80. La dirección que toma desde la teoría se enfrenta a problemáticas originadas sobre el contexto social, político y económico, que por entonces suponía una dictadura en todos los escenarios sociales, aun así, se investiga sobre la diversidad social y cultural, el desequilibrio causado por la desigualdad social dentro de las escuelas.

En la actualidad, se presenta una nueva alternativa que relaciona la Antropología y la Educación: la Pedagogía, como una acción concreta dentro del proceso de enseñanza y aprendizaje. A partir de las necesidades descubiertas en la escuela surgen iniciativas que promueven agregar al aula un enfoque mas cercano dentro de su currículo, el cual deba contemplar su pertinencia en la diversidad socio-cultural, abarcando toda su territorialidad, y al hacerlo se alinea con las actuales políticas "globales" de defensa y reivindicación de los derechos culturales de los distintos grupos sociales mostrando sus lecturas y respuestas de acción social que son muy poco uniformadas ante la realidad.

Y el Desarrollo: ¿Puros Conflictos?
En estos días el tema de los estudiantes secundarios, su movimiento social, su organización viene a respaldar nuevamente el propósito de las ciencias sociales, de la Antropología, Sicología, Sociología, que buscan mas allá del asistencialismo social un remirar aquellas problemáticas que impiden el tan anhelado desarrollo en la sociedad y cultura. Sin duda, muchos han comentado lo importante que resultó ser esta situación, desde ópticas políticas y económicas, donde los puntos del petitorio del alumnado se vio forzado a estructurarse mas claramente, evidenciando logros paulatinos dentro del discurso mas público.

Sin embargo, puede resultar sedicioso, hasta mal intencionado decir que nuevamente las argucias políticas asistenciales cogen a los estudiante haciendo el gesto técnico-en este caso el gobierno- de una reconsideración al problema que sólo plantea la mas clásica de las reproducciones: “Pan y circo para el Pueblo...”.

Ahora bien, supone el conflicto o la movilización de los estudiantes cambiar la LOCE, y nuevamente el gesto técnico permite establecer como derecho la participación de todos los agentes involucrados en la educación, pero ¿será posible llegar a acuerdos?. Es posible que el pesimismo agote el entusiasmo, y haga reflexionar solo en cuestiones de forma, pero queda a la vista lo que sucede en congreso, que para aprobar una ley importante los plazos y tiempos destinados son extensos y casi siempre son convenidos política y económicamente.

Ante esta situación, que propone buscar una mejora en el tema de la educación, algunos antropólogos han descrito y evidenciado problemas mas profundos, que sintetizan aquella moción estudiantil (o mejor dicho profesoril) sobre el reparo de las condiciones educacionales en el ámbito público. No sólo es de responsabilidad del gobierno, además es de quienes continúan ejerciendo una labor que transita en pedir sin necesitar, con baja conciencia social, apoyando un centralismo que en provincias y comunas no tiene impacto, es decir, de quienes ven sólo en lo económico el máximo problema de la cultura, en específico sobre la educación chilena.
La Antropología viene haciendo investigación en todo el planeta sobre rasgos, hábitos, costumbres, folclor, comunidades, y aun así se desconocen los aportes por una especie de cerrazón en la información, que logra subestimar un conocimiento nacido desde el sujeto social y que la Antropología a revelado numerosas veces.

La responsabilidad de quienes habitan en espacios reducidos por si mismos, con miradas oportunistas ante un sistema social, que según ellos está colapsado, sólo responde a la quietud de sus actos, y la voracidad de su lenguaje para atacar lo que ya fue atacado antes, y en efecto fieles reproductores de lo mismo.
(Crear ...crear...poder...¿popular?... Dedicado a los revolucionarios de historietas cómicas)

domingo, junio 11, 2006

UNA ENTRADA ABIERTA: ANTROPOLOGIA APLICADA


En esta entrada, que fija la idea metafórica para contrarrestar y sepultar la desestimada relación entre oficio y maestría, sostengo y aviso que la gentileza sobre quienes han invadido desde sus cómodos lugares de trabajo aspectos hecho para singulares manos: debe ser arrancada, y puesta en su posición. Mensaje oportuno para quienes lucran con la asistencialidad social de siempre, y que han contribuido y hecho de la civilización un enclave de miserias, y reproducciones vergonzosas. Pienso en aquella especie de canasto cultural utilizado por dichos profesionales: debe ser desvinculada, y re-tomada en cuenta, y con ello sustituir la mediocridad ejercida hacia los mundos: cívico, popular, comunitario, familiar; en logros desde un patrimonio cultural cercano, donde su mejor riqueza está en habitante que hace transformar desde lo cotidiano la vida entera.
Desde la Antropología Aplicada, existen grandes esfuerzos, que utilizados en agentes externos solo contribuyen al desorden y apatía existente, situación que es necesario desenmascarar.
Vaya el mensaje sostenido y obligado a quienes hoy viven de la miseria de las gentes, fieles asistentes de lo ¿moderno?... ( En Perú, lugar exclusivo del patrimonio cultural de la humanidad, vive de su riqueza... pero ¿quienes?... y aquí en Chile ¿quienes?.

viernes, junio 09, 2006

LAS CULTURAS ORIGINARIAS Y PARA LOS INTERESADOS ¿IMAGINARIAS?

Un modo de seguir insistiendo... Las Útiles Culturas.
La forma como hoy se procede en relación a las culturas originarias tiende a ser en amplio sentido objeto de usurpaciones y utilizaciones para obtener créditos cuantiosos en áreas bastantes definidas. Resulta crítico observar como algunos profesionales, técnicos, operadores en muchos casos no logran ver la magnitud de su incapacidad. Rara es la vez que una intervención, de las que son llamadas sociales, logra no dejar un herida abierta que va enfermando cada vez mas a pueblos que protegen y valoran su cultura propia.
La situación de los Ayamara, Kechua, Mapuche son parte de esta utilización despiadada, que con el paso de los días, se van proyectando como una legítima actividad social. No es grato saber que aquellos pueblos donde lo tradicional toma un valor monetario superior al valor del respeto por ejemplo, pierda la naturaleza sagrada, resguardada y responsable.
Así viene dándose una realidad compleja, y ¿quién critica esta situación?.
Sin duda, el fundamento que mejor próspera sobre situaciones que tienen por nombre: Usurpadores, vacía su contenido en apostar por la denuncia, el descrédito, y por insistir en que la frase " pastelero a tus pasteles..." pueda perfilar mejor las cosas.

Los Imaginarios a la Venta.
Muchos profesionales, sobretodo en el área de las ciencias sociales han caído en la red sofisticada de un intelectualismo superior, con serios costos de ser claramente entendidos incluso por los propios sujetos investigados o intervenidos: culturas tradicionales. Así también les ha sido muy facilitador apropiarse de un lenguaje a veces confuso y, exageradamente letrario, donde quienes suponen entender mejor la realidad social, otorgan un fraseo que ni ellos mismos entienden o superan.
Este aspecto, utilizado por ciertos autores o investigadores para entender a los pueblos originarios piensan que, mientras mas intangible sea su religiosidad, su agricultura, sus hábitos, su economía, etc. , más desarrollada y por supuesto vendida será. La queja en este punto radica esencialmente en quien otorga validez, legitimidad, exactitud sobre estos nuevos paradigmas en las ciencias sociales. Seguramente, es el avance del tiempo, que sólo procrea la misma expresión llamada imaginarios, que resulta ser un opacamiento de lo que las culturas, pueblos originarios, vienen exigiendo hace tiempo.

Iniciativas Cómica-trágica.
Se hace risa de los Aymaras, Kechua, Mapuche, cuando proyectos que intentan mejorar o fortalecer sus costumbres terminan siendo sólo ganancias de unos pocos. Incluso hay ejemplos muy impactantes donde pueblos enteros han sido disfrazados para recibir la humillación, con una premeditación sin límites. En estos casos ¿quien se responsabiliza?. Allí aparecen los especialistas de verdad a quienes culpar, y finalmente sancionar por las acciones, pero ¿ realmente es su culpa?.
Muchas veces se culpan a los antropólogos por actuar deliberadamente sobre pueblos o culturas particulares, y queda en la historia profesional en general, un mal precedente, pero, si examinamos bien, no será responsabilidad de aquel ente que dio por superado su condición de ignorante en el tema. Así y todo aun continua diciéndose lo mismo, en el ejercicio de una ciencia social abierta: Antropología, pero no por ella desconocedora del tema de las culturas vivas y originarias.
(dedicado a quienes engordan... a costa de los pueblos originarios)